Esta visita que realizan los obispos al Santo Padre, tiene lugar cada cinco años, conforme a una antigua tradición.

La última ocasión en la que nuestro obispo participó en una iniciativa como esta fue en marzo de 2014.